jueves, 2 de junio de 2011

Ubicación

Situado en la Cordillera de Talamanca, luego de tres horas en autobús y un transbordo en barco se encuentra un pueblo que lucha por preservar las costumbres y tradiciones Bri Bri.

NOMBRE: RESERVA INDIGENA BRIBRI DE TALAMANCA

AREA: 45386.118

AREA_OFI: 43690

PUEBLO: BRIBRI

POBLACIÓN: 6579

DECR_CREAC: D 5904-G

DECRE_DELI: D 16307-G

HOJA_CARTG: TELITE 3544 I, SIOLA 3544 II, SUKUT 3644 III, AMBURI 3644 IV

POBLADOS: WATSI, ACBERYE, BRATSI, SURETKA, SHIROLES ESTE, YORKIN, BOCA UREN, KATSI, SOKI, ALTO UREN, ALTO LARI, AMBURI, COROMA, SEPECUE, MOJONCITO

REPRE_LEGA: ASOCIACION DE DESARROLLO INTEGRAL DE LA RESERVA INDIGENA BRIBRI DE TALAMANCA


Ruta

Comunidad


La comunidad de Cachabri se ubica en la alta Talamanca, cuenta con alrededor de 600 indígenas y es una de las poblaciones que luchan por mantener sus costumbres y tradiciones. Antes de llegar al destino se encuentra una pequeña casa de artesanías, en donde se puede adquirir piezas elaboradas a muy bajo costo.
En la parte más baja la comunidad se encuentra muy occidentalizada, es decir se puede percibir la influencia del “Sikua” en la región.

Economía

La comunidad basa su economía en la agricultura, caza, y cría de animales como cerdos y aves de corral, además del Turismo. Un turismo ecológico respetuoso de las costumbres y tradiciones de la región.

Rio Telire


Cachabri- Talamanca

Gracias a conformación de la Asociación AWAPA y a su administración, la comunidad ha podido parar una serie de atropellos contra su cultura y la naturaleza.
La comunidad es muy unida y colaboradora, entre todos se ayudan y surgen adelante como comunidad.

Cosmología y visión de mundo

Para los indígenas el universo se representa de forma cónica, Zibö junto con sus ayudantes construyeron el universo y se representa a través del Usure, templo sagrado montado en ocho pilares, construido de suita y bejucos en tiempos de “Luna buena” (cuarto creciente), cuya entrada ve hacia el oeste.

Los Awapas Ricardo y Lizandro, nos explicaron que para el indígena la estructura del universo es de forma cónica, tanto hacia arriba como hacia abajo. El Sulā kas ka o inframundo es el lugar de descanso de los Bribris, es decir, cuando un indígena muere, su espíritu realiza un viaje hacia sus orígenes, ya que Zibö creó al indígena con semillas de maíz (Ditzö), y como tal debe regresar a sus orígenes. Desde la concepción indígena, el inframundo es un un lugar de descanzo, concepto contrario para la concepción occidentalizada que lo ve como un lugar de castigos. Para los Bribris el concepto de infierno como un lugar de tormento perpetúo no aplica para describir el Sulā kas ka.

Por otro lado, el origen del Sikua(hombre blanco) está en otro lado; Zibö creó al blanco cerca del sol en OKoma Kas Ka, por eso somos diferentes, no sólo las diferencias físicas entre los blancos y los indígenas sino también culturales, pero al igual que ellos, los Sikuas deben de regresar a sus orígenes.

El Ûsulē se ve representado por cuatro niveles, en el primer nivel se encuentra la humanidad, desde tiempos milenarios la cultura bribri sabe que no era la única en el mundo, y como tal se debe respetar a la naturaleza y las diferencias culturales y convivir en común unión .

En un segundo nivel se encuentra los “Espíritus impetuosos” (huracanes, tormentas, tornados, terremotos..); estos espíritus le ayudaron a Zibö a construir el universo y a cambio pidieron como pago la humanidad, ante tal situación Zibö no realizó el pago total de la deuda, como represaría, estos espíritus bajan a la tierra a cobrar su deuda, por esta razón ocurren los desastres naturales, más que malos en el sentido occidental estos espíritus son incontrolables o desastrosos.

En un tercer nivel se encuentran los ayudantes de Zibö (Jaguar, armadillo, araña, serpiente, zopilote, mono), quienes colaboraron con Zibö en la construcción del universo con tareas y funciones específicas cada uno según sus habilidades y posibilidades naturales.
Estos animales, cuenta la historia, que sus espíritus llegaron en forma de hombre y ayudaron a Zibô a construir el Universo.
El Jaguar y el puma pusieron su fuerza para traer las bases, troncos y bejucos que conforman los simientos o pilares del Ûsule.
La araña entretejió y construyó las amarras.
El armadillo con sus uñas cavo los huecos para colocar los pilares.
El mono con su agilidad haló los bejucos y la suita a las parte s altas para que la araña tejiera.
La serpiente coloco las amarras entre los niveles el Ûsule.
El zopilote terminó el pico del universo, cumple el papel de administrador y fiscaliza que todo esté en orden, además de limpiar cualquier desastre o desperdicio.
Y en el último nivel se encuentra Zibö.
Otra de las cosas importantes a considerar es que la cultura Bribri es matrilineal, es decir, la estirpe la determina la mamá, ella hereda el clan al cual pertenece el niño o niña cuando nace, desde el clan se determinan los papeles o roles de todos los miembros de la comunidad. Por decir algo, si hay una pareja de un indígena y un sikua, si la mamá es bribri, los hijos se le consideran Bribris, si fuera el caso contrario, los hijos son considerados como Sikuas; esto no quiere decir que serán excluidos de la comunidad, por el contrario, se les enseñará las costumbres indígenas pero no serán indígenas y sus roles serán distintos.
Al terminar la creación del Ûsule, los animales bailaron y celebraron, de aquí la tradición del Baile del Blu (Sorbón), el cual representa el vuelo del Zopilote, quien cuida, vigila y está atento a que el Ûsule esté limpio.

Medicina

Los Awapas son sabios en la cultura Bribri, pero especialmente su especialidad son las plantas medicinales. Estas personas llevan una vida entregada a conservar y trasmitir la cultura y el conocimiento en plantas medicinales y en tradiciones. La formación se realiza a través de un tutor, quien es otro Awa que instruye y moldea el conocimiento a través de un aprendizaje detenido, detallado y meticuloso. Se logra ser Awa después de 12 años de estudio como mínimo, generalmente se empieza desde los 15 a 20 años, pero requiere mucha entrega y sacrificios, tendrá que ayunar frecuentemente, no ir a fiestas, ser del clan que lo permita, tener el permiso de su familia, ser aceptado por un Awa, entre otros. Al final de muchos años de estudio se les da un título que consiste en un Kekare o báculo sagrado elegido por el Awa y unas piedras sagradas dadas por Zibö, las adquieren o buscan en el playón del río, la mitología sustenta que estas piedras poseen la propiedad de curar y se consideran hermanas de Zibö. Un dato curioso es que si estas piedras se pierden o se las roban, ellas siempre llegaran al dueño original y puede causarle daños a quien las robe, las mismas, el Awa las llevará en una chacra. La preparación para Awa es tan difícil que cuesta encontrar candidatos para ello.

Educación


Se da una educación para la vida, los niños aprenden viendo y se desarrollan bajo un concepto de disciplina diferente a occidente, es decir, en la concepción valle centrista, un niño debe recibir regaños, represalias y felicitaciones para incentivar el interés por el estudio, en la comunidad indígena la educación es un eterno aprendizaje que se adquiere haciendo, es decir el niño ve a su madre hacer trabajos como artesanías y a su padre trabajar en el campo y cuando crece va realizándolos de forma naturalizada.

Con resp
ecto a los contenidos y recursos que cuenta la educación bribri de Cachabri es muy apegada a la naturaleza y a la estructura de la cultura y tradiciones, sin embargo desde los 80 cuentan con escuela formal (dirigida por el MEP). Al inicio estas escuelas imponían el español a la fuerza y se daban castigos fuertes para los indígenas que hablaran bribri, pero eso ha ido cambiando y ahora son bilingües, se enseña una materia denominada Lengua y Cultura que es en bribri y el resto responde al currículo tradicional del MEP para todo el país. A pesar de ello, con respecto a las instituciones educativas del valle central, son evidentes las diferencias y el abismo que hay entre una y otra, sobre todo en el abandono en que se encuentran estas estructuras y en la política de asimilacionismo cultural que sigue aplicándose. La escuela juega un rol ambiguo, a la vez que adoctrina desde occidente da herramientas para comunicarse con los sikuas y tener algunas oportunidades en el mundo occidental, sin embargo, la comunidad resiste a ese despliegue occidentalista y hace sus mejores esfuerzos para mantener su idioma, costumbres y tradiciones que refuerzan su identidad indígena (bribris de Cachabri).